· 

7 razones por las que los hombres no se deciden a hacer Yoga (aunque deberían)

Puede ser por un innato sentido del ridículo, porque les parece una actividad muy pasiva, poco intensa o demasiado femenina, pero el caso es que los hombres siguen siendo un tanto reticentes a la hora de practicar yoga. Y es una lástima, porque esta milenaria disciplina es rica en beneficios para el cuerpo y la mente.

La instructora de yoga Xuan Lan, de origen vietnamita, pero criada en París y residente en Barcelona, tiene teorías muy sólidas sobre a qué se deben las reticencias de los hombres a la hora de apostar por esta milenaria disciplina mental, física y espiritual. Ella cree que la mayoría de estas razones tienen que ver con prejuicios culturales y de género que conviene aparcar. Si te reconoces en alguno de estos siete motivos, tal vez podrías reconsiderar las cosas y darle al yoga una oportunidad de entrar en tu vida.

1. La vergüenza

Este apartado engloba varias posibles razones: los hombres se acobardan ante las posturas, las consideran femeninas, piensan que ellos no tienen flexibilidad, que van a hacer el ridículo… A veces, sencillamente, no se sienten cómodos en entornos de práctica en los que suele haber una mayoría de mujeres. A algunos hombres les avergüenza cerrar los ojos durante la relajación o la meditación, les hace sentirse expuestos y vulnerables. Y algunos sienten interés por el yoga, pero no se deciden a comentarlo con amistades masculinas que piensan que serían poco receptivas. En ocasiones, incluso les genera tensión la ropa que se usa durante la práctica del yoga, que no es la habitual en prácticas deportivas ni similar a la que usan habitualmente.

2. Piensan que es algo de mujeres y para mujeres

Es una idea muy habitual, pero sin fundamento. De hecho, tradicionalmente, el yoga fue concebido como una disciplina de hombres y para hombres. “Lo que sucede es que las mujeres somos más mentales y tenemos una mayor conexión cuerpo-mente”, apunta Xuan Lan, que advierte que esta vergüenza se va dejando a un lado:  “En Estados Unidos ya hay muchos hombres (y con unos cuerpazos) impartiendo clases de yoga y se ve a muchos hombres que asisten a las sesiones rodeados de mujeres”.

3. Les parece demasiado pasivo

Los hombres tienden a preferir actividades físicamente más intensas. Pero con frecuencia se olvida que no todas las modalidades de yoga son iguales. “Se trata de probar hasta encontrar un tipo de yoga que les guste”, cuenta Xuan Lan. Cada vez hay más variedades y algunos de los más recientes son más físicos. Xuan Lan propone que prueben, por ejemplo, el Asthanga, uno de los estilos más atléticos y exigentes desde un punto de vista físico y, tal vez por ello, el preferido por el público masculino.

4. Lo consideran una terapia temporal para recuperarse de sus  lesiones o del estrés

Muchos hombres con los que ha hablado Xuan tienen una idea del ejercicio físico relacionada con sudar, agotarse y llevar el cuerpo al límite. Si llegan al yoga es más bien porque sufren lesiones y su médico les recomienda practicarlo. “Tras este primer contacto, obligado, muchos lo complementan con su deporte porque el control de la respiración y los estiramientos mejoran su práctica deportiva habitual”, comenta Xuan Lan que apunta que también descubren como aumenta su rango de movilidad, su capacidad pulmonar y su concentración. El estrés es otra vía de acceso al yoga para muchos hombres, ya que les ayuda a estar más centrados en lo que están haciendo y no vivir tan en el futuro, lo que disminuye notablemente la ansiedad. pero es importante resaltar que el yoga es una disciplina que requiere perseverancia porque se basa en un continuo aprendizaje. Quienes la utilizan como un recurso puntual se pierden gran parte de su esencia y la mayoría de sus beneficios.

5. Les gusta ir a su gimnasio

Muchos hombres tienden a ser territoriales a la hora de hacer ejercicio. Les gusta su gimnasio. Es donde se sienten a gusto, ya tienen su bono anual y lo de inscribirse además en un centro de yoga se les hace muy cuesta arriba. Además, los encasilla demasiado. Para Juan, este apego a las rutinas ya no es excusa: “En casi todos los gimnasios hay programas de yoga y, aunque no es igual que en un centro especifico, porque hay más ruido, los profesores son los mismos”, asegura la experta. Además de en su gimnasio, también lo tienen cada vez más a mano en eventos deportivos como el Yoga Run, en el que se produce un curioso fenómeno: los hombres van atraídos por el running y acaban descubriendo el yoga, y a las mujeres les ocurre al revés.

6. Creen que es muy suave y no les plantea ningún reto

Entre los hombres es frecuente asignarse objetivos de superación y competencia con uno mismo incluso en el ocio. Muchos prefieren motivarse levantando cada vez más peso, haciendo más kilómetros en su rutina de running o aumentando el número de series de abdominales. “Están acostumbrados a usar pesas, pero luego haciendo yoga ven que les falta fuerza, o creen que tienen buenos abdominales pero luego no aguantan las posturas”, afirma Xuan Lan. Entonces empieza a suponerles un reto. Lo que sí tiene el yoga es que es apto para todos. No hace falta estar en buenísima forma ni tener muchas capacidades, “hay incluso yoga sentado para gente mayor”, desvela Xuan Lan.

7. No conocen a nadie que lo practique

En esto hay un cierto equívoco, porque muchos de los hombres que practican yoga no suelen hablar de ello o tienden a atribuirlo a prácticas terapéuticas puntuales o un tratamiento de choque contra el estrés. Adam Levine, cantante, compositor, guitarrista, actor  y embajador mundial del nuevo Eau de Parfum Y, de Yves Saint Laurent, es fan del yoga. Aunque se muscula a diario siguiendo las indicaciones de su entrenador, Harley Pasternak, con un programa intensivo de 25 minutos inspirado en el crossfit, Levine reconoce que lo que le ha cambiado la vida y la forma de afrontar los problemas es el yoga. No lo dudó a la hora de contratar un profesor particular en exclusiva durante un año cuando decidió practicarlo.

También deportistas de élite (ciclistas, triatletas, futbolistas, escaladores..)  practican yoga asíduamente, o bien para recuperarse de lesiones, o simplemente como parte de su entrenamiento MIND&BODY y afrontar así mucho mejor las altas exigencias de su deporte o como parte esencial en su rutina de estiramientos.

También te puede interesar:



Próxima FORMACIÓN:

Haz clic sobre la imagen para obtener más información

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    María Elena Peña (jueves, 15 agosto 2019 21:11)

    Tenía mucho tiempo navegando en la red y no había podido dar con la información correcta. Qué bueno que la he conseguido. ¡Excelente!
    https://www.lawebdelcolchon.es/

  • #2

    Centro de Salud Integral Luna y (jueves, 15 agosto 2019 22:39)

    Muchas gracias María Elena por tu apreciación. Un saludo.

    Paqui Martín